ACTIVIDAD FINAL

Publicado: mayo 24, 2012 en Uncategorized

JUSTIFICACIÓN

A través de este ejemplo y otro que añadiremos posteriormente, intentaremos destacar y ejemplificar algunos de los factores más importantes de la pragmática que hemos podido conocer y aprender durante este curso. Nuestra intención será repasar cada uno de los temas vistos a lo largo de la asignatura, destacando los elementos pragmáticos que pueden apreciarse en los ejemplos, como en la siguiente viñeta de Quino. En esta practica estamos delimitados al analisis de ejemplos de forma general, frente a las anetriores prácticas, todas ellas segmentadas. El analisis de estos dos ejemplos no esta realizado de forma inconexa, sino que apartir de una serie de imagenes vamos a tocar todos los puntos desarrollados durante el curso.

EJEMPLIFICACIÓN PRIMERA

Image

1. Competencias:

Respecto a las competencias, resulta fundamental que como lectores conozcamos cada una de las expresiones utilizadas en los diálogos. Como receptores de la información contenida en la viñeta, a la hora de enfrentarnos al texto, no solo es necesario la posesión de una competencia lingüística apropiada, sino también de una buena competencia pragmática, y comunicativa. Normalmente Mafalda goza, en el mudo occidental, de una fama indiscutible, y sus lectores habituales son niños pequeños, a adultos aficionados a este tipo de lenguaje cómico e irónico en el que se critican algunas de las instituciones, formas de pensamiento y otros numerosos rasgos de la sociedad. Por este motivo su lenguaje tiene que estar adaptado a sus destinatarios y no puede poseer un lenguaje muy elaborado. La habilidad de Quino es establecer un lenguaje que sea apropiado tanto para un niño así como para un adulto, sin que ninguno de estos dos tipos de receptores infantil y adulto sienta que el texto no se encuentra dirigido para él. De este modo podemos apreciar en el texto un contenido fonológico, morfológico, sintáctico y léxico que conforma y establece un plano lingüístico, el cual, gracias a nuestro lexicón mental, somos capaces de interpretar utilizando nuestra competencia lingüística. Haciendo un pequeño inciso sobre este asunto, cabe decir que según cuál sea nuestra competencia lingüística, mayor o menor, podremos o no detenernos a analizar aspectos lingüísticos como las formas verbales y de tratamiento, distintas en Argentina que en España, algo que se puede ver claramente con el uso de formas verbales como “Creés” y el uso, también, del “vos” propio de Argentina en vez de utilizar nuestro “tu”, en definitiva, el famoso tema del voseo y del tuteo.

En cuanto a la competencia pragmática, creemos que es la más importante y destacada a la hora de abordar la viñeta, pues Quino no solo quiere hablarnos de una situación en la que dos niños hablan sobre la libertad o lo que es importante en la vida, sino también criticar a la sociedad, que casi siempre se rige por el dinero, dándole demasiado importancia cuando en realidad, no debería de tenerla. Por eso esta viñeta, en realidad, tendría como principales destinatarios a los adultos, ya que ellos, mediante su propia competencia pragmática, pueden captar lo que verdaderamente quiere reflejar el autor de la viñeta.

Por último, nos encontramos con la competencia comunicativa, es decir, la capacidad de transmitir algo y de hacerlo entendible, eficaz, que transmita lo que su emisor desea. Por ello, en cuanto a la viñeta, nos encontramos que su creador, Quino, tiene una gran competencia comunicativa, pues mediante un uso hábil del lenguaje expresa de forma chocante lo que desea, pero, además, gracias al uso de viñetas, que fomentan la comicidad, y a una frase irrelevante dentro de la conversación de la misma, que choca en el contexto en el que se realiza la acción, no solo expresa lo que desea de una forma que choche al lector, sino que también le divierta y despierte su humor, algo que ha realizado a lo largo de su carrera como dibujante, de tal forma, que en gran parte del mundo no solo es conocido, sino que se siente verdadera pasión y gusto por lo que expresa y lo que nos interesa en este apartado, cómo lo expresa.

2. Valores pragmáticos de las preguntas y de los elementos deícticos.

A la hora de analizar esta viñeta, nos encontramos que los elementos interrogativos y deícticos no tienen mucha presencia, por lo que, aunque intentaremos explicar en menor o mayor medida algunos de los rasgos relevantes, no nos detendremos mucho.

En cuanto a la pragmática de la interrogación, en esta viñeta nos encontramos con una pregunta bastante interesante a la hora de analizarla: “¿Vos creés que el dinero es todo en esta vida, Manolito?.

Con esta pregunta, lo que hace Mafalda es preguntar a su interlocutor sobre uno de los problemas que le inquietan, por lo que, principalmente, lo que desea es obtener una respuesta. Pero aquí encontramos lo interesante de esta pregunta, ya que al ser una interrogación problemática, es decir, es una pregunta con la que Mafalda intenta acercarse a su interlocutor, pues tanto Quino como sus lectores saben que “el dinero no es todo en esta vida ni es lo más importante”,  lo que se intenta es fomentar la cortesía positiva, enfatizando las semejanzas en los conocimientos de Mafalda y Manolito, si tenemos en cuenta el contexto de la viñeta, o entre el emisor y los destinatarios, teniendo en cuenta que Quino desea acercarse a los lectores mediante esa pregunta la postura ideológica de Mafalda.

Por ello, nos encontramos con que ninguno de los temas que hemos estudiado a lo largo del curso es un compartimento estanco, sino que los diferentes rasgos y valores pragmáticos que podemos encontrarnos en un texto se desarrollan de forma conjunta y simultánea.

En cuanto a la deixis,  que engloba todos los recursos que vinculan la expresión en cuanto a un contexto espacial, temporal y personal, en la viñeta no tiene mucha relevancia o casi nula, pues aunque podemos encontrar en la primera escena de la viñeta la siguiente frase “Ahí está….esa palomita[…]”, en la que podemos afirmar que encontramos un elemento deíctico “ad oculos”, pues tanto el enunciador, Mafalda, como lo que señala, la paloma, se encuentran presentes en la situación de expresión, como podemos ver en la viñeta, en el resto de las escenas no aparece ningún  elemento deíctico a destacar, pues solo encontramos un elemento deíctico en la primera escena, en la que se desarrolla el monólogo interior de Mafalda.

3. Enunciados constatativos y performativos y la teoría de los actos de habla:

El primero en hablar sobre este tipo de enunciados fue el estudioso John Austin en su obra “Cómo hacer cosas con las palabras”, en la que intenta demostrar que el lenguaje no solo sirve para describir el mundo, sino también para “hacer cosas”, introduciendo su teoría sobre los actos de habla. Dentro de dicha teoría, Austin realiza una distinción entre dos tipos de enunciados, los constatativos o asertivos, que se caracterizan por admitir asignaciones de “verdadero” o “falso”, y los performativos, que serían los enunciados en los que el emisor no se limita solamente a describir un hecho o acción, sino que por el mismo hecho de ser expresado realiza dicha acción.

Solo vamos a poner un ejemplo de ello y lo realizamos con el primer diálogo de Mafalda.

Ahí está…, esa palomita no sabe lo que es el dinero y sin embargo es feliz.

En esta ocasión nos encontramos ante una acto performativo situado entre lo expositivo y lo veridictivo. Mafalda emite un juicio, “que los pájaros son felices sin dinero”, tras un proceso de interiorización de la información visual recibida, pero también puede ser expositivo porque clarifica y describe las intenciones y los pensamientos de la joven.

4. Principio de cooperación y la teoría de la relevancia.

El primer estudioso que habló sobre el principio de cooperación fue Grice, al reflexionar sobre la idea de que lo que deseamos comunicar en una conversación puede ser mucho más que lo que decimos, pues lo que decimos está determinado por las condiciones de verdad literales de un enunciado, mientras que lo que queremos comunicar con lo que decimos depende del contenido de lo dicho y una serie de factores ajenos al enunciado literal, puesto que debe, como nos expone Grice, implicarse.

Aunque no reflexionemos sobre ello, a la hora de comunicar algo o de iniciar una conversación con alguien conocido o desconocido, tenemos confianza en que aquellas personas nos responderán y nos prestarán atención, es decir, que pensamos que si nos dirigimos a alguien, le hablamos, este probablemente nos responda e intente comprender y entender aquello que queremos comunicarle. Uniendo esto a la teoría de Grice, el estudioso afirma que entre los hablantes hay un acuerdo previo de colaboración en la tarea de comunicarse, un principio general, el llamado “principio de cooperación”.

Por ejemplo, cuando Mafalda pregunta a Manolito “vos creés que el dinero es todo en esta vida, Manolito?”, confía en que su interlocutor no solo centre su atención en ella e intente entender aquella pregunta que desea realizar, sino que también confía en recibir una respuesta que, por encima, debe de ser similar a la respuesta que ella misma daría, como intentaremos explicar ahora.

Obviamente y como explicamos anteriormente, Mafalda no solo quiere realizar una pregunta, sino que también desea acercarse a su interlocutor, Manolito, puesto que ante la pregunta “¿crees que el dinero es todo en esta vida?”, cualquier persona nos contestaría de forma negativa y daría una serie de razones que conseguirían acercarnos en cuanto a la postura ideológica o de pensamiento. Como hemos podido ver, Quino maneja de forma excelente las diversas competencias y, por ello, encontramos que en la siguiente secuencia, después de aquella en la que Mafalda realiza la pregunta, Manolito responde “No, por supuesto que el dinero no lo es todo”. Aquí vemos que el principio de cooperación se cumpliría, puesto que Manolito escuchó la pregunta de Mafalda y contesta como ella quiere que él conteste, pues como podemos ver, ante tal respuesta, vemos que Mafalda sonríe, entendiendo que se ha producido una cooperación positiva entre ambos a la hora de comunicarse. Pero entonces Quino nos muestra que en la siguiente escena la respuesta del joven tiene una segunda parte “también existen los cheques”, algo que rompe con la idea anterior y con el principio de cooperación, pues como vemos, Mafalda ahora se encuentra en una actitud seria e incluso puede que de decepción al escuchar la verdadera respuesta de su interlocutor.

Este ejemplo, también nos sirve para hablar, por un lado, de las presuposiciones e implicaturas; por otro, de las máximas propuestas por Grice y, finalmente, enlazando con lo anterior, de la teoría de la relevancia, que al estar en competencia con la teoría del principio de cooperación, explicaremos más tarde.

Junto con este principio de cooperación, Grice también nos habla de las presuposiciones y las implicaturas. Por un lado, las presuposiciones son entendidas como un tipo de información que si no aparece explícitamente, se desprende necesariamente del enunciado, de forma literal. Por otro, las implicaturas son

Se entiende por presuposición un tipo de información que si bien no está dicha explícitamente, se desprende necesariamente del enunciado, mientras que las implicaturas se entienden como un tipo de información que el receptor o receptores de un mensaje “infieren” sin que el emisor la exprese explícitamente, siendo las implicaturas las verdaderamente pragmáticas en oposición a las presuposiciones.

Ante la viñeta, podemos hablar de presuposiciones desde dos perspectivas diferentes: desde la perspectiva intratextual, es decir, la perspectiva que tiene mafalda ante la respuesta de Manolito y la extratextual, la perspectiva de los interlocutores ante la viñeta y la intención de su dibujante, Quino.

En cuanto a la viñeta, podemos hablar de presuposiciones y de implicaturas con la respuesta que da Manolito ante la pregunta de Mafalda. Primero, ante la respuesta “no, por supuesto que el dinero no lo es todo”, Mafalda presupone que para manolito el dinero no lo es todo en el mundo e implica que su interlocutor, Manolito, cree que como ella, existen una serie de valores como la libertad, cosa que nos aparece reflejada en la figura de la “palomita”, que son más importantes en el mundo que el dinero y el tema económico. Sin embargo, vemos que este juego con las implicaturas se rompe en la última viñeta, en la que Manolito termina su respuesta diciendo “también existen los cheques, con la que Mafalda presupone que además de el dinero, existen los cheques y que también son importantes para Manolito, a la vez que implica que Manolito no se solidariza ni se acerca a su postura, infiriendo que la parte anterior de su respuesta no era la que ella deseaba y que en realidad Manolito piensa que el dinero es lo más importante en la vida, pues los cheques, al fin y al cabo, se convierten en dinero.

Desde el punto de vista de los lectores de la viñeta, saben que se encuentran ante una viñeta de Quino, que sus personajes son Mafalda y Manolito…etc. Pero lo verdaderamente importante a la hora de abordar este punto de vista son las implicaturas, pues los interlocutores, que saben o no la manera en la que Quino realiza sus viñetas, implican que les quiere decir algo, que quiere criticar algo. En este punto, podemos hablar de que los receptores implican que Quino lo que desea es criticar a la importancia que se da en la sociedad al dinero ante otros valores más importantes e ideológicos o espirituales como la felicidad y la poca importancia del dinero a la hora de conseguirla. Lo que choca, en resumen, tanto a Mafalda como a los lectores es la segunda parte de la respuesta de Manolito. Desde el punto de vista de los interlocutores, cabe destacar que estos implican que Quino utiliza la ironía, poniendo en boca de Manolito lo contrario de lo que se quiere decir con la viñeta, puesto que lo que Quino quiere defender es, como dijimos, la importancia de otros valores frente al dinero.

Por último, antes de hablar de la teoría de la relevancia, creemos que es importante analizar la respuesta de Manolito siguiendo las máximas propuestas por Grice, ya que esto nos dará pie para hablar sobre la teoría de la relevancia propuesta por Sperber y Wilson.

Según Grice, los principios del comportamiento se dividen en cuatro máximas:

A)   Máxima de cantidad, en la que Grice defiende que la contribución debe de ser todo lo informativa que requiera el propósito de la conversación y que dicha contribución no sea más informativa de lo requerido.

En cuanto a la respuesta de Manolito, vemos que no viola esta máxima, ya que para violarla, debería haber respondido mediante un discurso elaborado y extenso, en el que hubiera dado demasiada información, o mediante una simple respuesta afirmativa o negativa, ya que un “si” o un “no”, no serían suficientes a la hora de responder a dicha pregunta.

B)   Máxima de cualidad, en la que Grice habla de que la contribución debe de ser verdadera, es decir, que los interlocutores no deben afirmar algo que en realidad crean que es falso ni decir nada de cuya verdad no se tengan pruebas.

En este caso, encontramos que esta máxima ha podido ser violada a propósito por Quino en la respuesta de Manolito, puesto que Quino, obviamente, cree que la respuesta “no, por supuesto que el dinero no lo es todo, también existen los cheques”, es falsa, pero la utiliza, poniéndola en boca de uno de sus personajes, para decir justamente lo contrario de lo que quiere decir, es decir, enfatiza la idea de que el dinero no es para nada importante, a pesar de que en la sociedad tenga un papel muy relevante, como también nos indica.

C)   Máxima de relación, en la que Grice defiende que la información dada debe de ser relevante o pertinente.

Como podemos ver claramente, en esta viñeta el juego más interesante y principal se encuentra en esta máxima, puesto que, cuando parecía que Manolito iba a responder de forma relevante, nos encontramos ante una respuesta final que choca con el punto de vista tanto de los receptores de la viñeta como de la propia Mafalda, que creen que no es relevante y que no tiene valor.

D)   Máxima de manera, en la que Grice afirma que se debe de ser claro, evitando la oscuridad en la expresión, la ambigüedad, siendo claro y ordenado, algo que podemos ver que se cumple en la respuesta de Manolito, aunque, siendo algo críticos y puntillosos, podemos afirmar que la primera parte de la respuesta de Manolito es muy ambigua, ya que no pone nada por encima del dinero hasta que leemos la segunda parte de la misma.

En cuanto a la teoría de la relevancia, propuesta por Sperber y Wilson, podemos hablar que es una teoría que intenta explicar y abarcar lo mismo que la teoría de los actos de habla de Grice, pero desde una perspectiva diferente, reduciendo las máximas propuestas por este en una, la relevancia, que definen como el principio que explica todos los actos comunicativos lingüísticos, sin excepción, puesto que la razón principal por la que escuchamos y hacemos caso a nuestro interlocutor, en resumen y haciendo un guiño a la teoría de Grice, somos cooperativos, es porque aquello que nos quiere decir el otro para nosotros es relevante.

Como podemos ver y aunque lo hemos tratado anteriormente, lo más importante desde la teoría de la relevancia, en nuestra opinión, es la respuesta de Manolito, ya que Mafalda realiza una pregunta a Manolito pensando que la respuesta de este va a ser relevante para ella, puesto que nadie defendería que el dinero está por encima de todo. Por ello, vemos que en la viñeta en la que Manolito contesta con “no, por supuesto que el dinero no lo es todo”, Mafalda sonríe, pues aquello que Manolito está contando es verdaderamente relevante para ella, que cree férreamente en la gran importancia de otros ideales como la libertad. Sin embargo, ante la segunda parte de la respuesta, “también existen los cheques”, vemos que Mafalda ya no sonríe en la imagen, sino que está como triste y decepcionada con la respuesta, ya que la información que le ha dado su interlocutor, ahora carece de importancia y ya no es relevante.

Por otro lado, desde el punto de vista de los interlocutores, sucedería lo mismo a la hora de interpretar la respuesta de Manolito, pero cabe destacar que en este punto de vista contamos con la primera viñeta, en la que Mafalda reflexiona sobre la felicidad que otorga la libertad, y con la ideología del autor, que verdaderamente nos quiere contar algo relevante, nos quiere decir que hay muchas cosas importantes en esta vida por encima del dinero, algo que nosotros, los lectores de la viñeta, ya conocemos, pero no por ello dejamos de sentirnos identificados con la postura del autor, debido a la relevancia de lo que nos está contando.

 También, para acabar este apartado, creemos que es importante mencionar el contexto en el que se produce la pregunta de Mafalda y la respuesta de Quino, algo que veremos más detalladamente a la hora de hablar de la teoría de la argumentación, puesto que antes de presentarnos el diálogo entre los dos personajes y la pregunta sobre la existencia de algo más importante que el dinero, tenemos la primera viñeta, en la que Mafalda reflexiona consigo misma sobre la felicidad, que se consigue a través de la libertad y no con el dinero, debido a la frase “no sabe que existe el dinero y sin embargo es feliz”, algo que nos resulta en gran medida relevante, además de dar pie a que entendamos las siguientes viñetas.

5. (Des)cortesía.

 A la hora de hablar de descortesía y cortesía en esta viñeta, creemos que la postura y la teoría más importante es la postulada por Goffman, en la que nos habla de los conceptos de “imagen positiva” e “imagen negativa” y analiza las numerosas situaciones propias de la vida cotidiana, defendiendo la idea de que los individuos definen y construyen su imagen social en las interacciones que establecen con el resto de las personas. En cuanto al concepto que Goffman nos da de “imagen”, hace la distinción, como acabamos de señalar, de una imagen positiva y otra negativa. Mientras que en la imagen positiva podemos hablar de que con ella pretendemos ser aceptados como miembros de un grupo, sentirnos apreciados, comprendidos al compartir o tener las mismas ideas o anhelos, en la imagen negativa podríamos hablar de un deseo de delimitar nuestro territorio y la pretensión de mantener una distancia con el resto de personas. Por último a la hora de hablar con esta teoría, Goffman postula la teoría de que los individuos cooperan entre ellos con el fin de salvaguardar respectivamente la imagen que tienen sobre sí mismos y la imagen que los demás pueden tener sobre ellos.

Como podemos afirmar, la cortesía y descortesía gira también en torno a la pregunta de Mafalda y la respuesta de Manolito, aunque, antes de eso, podemos ver que en la primera viñeta, en la que Mafalda reflexiona consigo misma sobre la importancia y la felicidad que otorga la libertad mientras mira a una ”palomita”, se enfatiza la imagen positiva de la protagonista, ya que los lectores de la viñeta se sienten identificados con el punto de vista de Mafalda.

En cuanto a la pregunta, lo que desea Mafalda con ella es acercarse a su interlocutor, fomentando su imagen positiva ante él, ya que no cabe la posibilidad que ante tal pregunta alguien le conteste de forma negativa y no compartan entre ambos el mismo punto de vista. Sin embargo, al recibir la respuesta de Manolito de forma íntegra, vemos que ese intento de acercar a los hablantes, compartir posturas y fomentar la cortesía entre ambos se ha roto, puesto que Manolito no comparte el mismo punto de vista que Mafalda y esta aparece triste y decepcionada. Desde el punto de vista de los lectores, gracias a la respuesta de Manolito, se enfatiza la cortesía y la identificación con Mafalda, que ve aumentada en gran medida su imagen positiva, mientras que aumenta la imagen negativa de Manolito, que poseería una gran imagen negativa si no fuera porque los lectores implican que Quino pone en boca de Manolito esas palabras para criticar algo utilizando la ironía, diciendo lo contrario de lo que se desea decir.

6. Argumentación.

Por último, creemos que es importante analizar esta viñeta desde el punto de vista de la argumentación, es decir, analizando la forma en la Quino realiza las viñetas intentando desmembrar su intención, el valor que desea dar a las diversas secuencias y responder al “¿por qué?” de las mismas y de aquello que desea contarnos.

Obviamente, la intención de Quino con esta viñeta es expresar su idea de que el dinero no es algo muy importante en la vida, aunque sea necesario, ya que existen otros valores que consiguen que verdaderamente seamos felices y que la vida merezca la pena.

Para ello, utiliza la primera secuencia o viñeta, en la que por boca de la protagonista, Mafalda, defiende la felicidad que otorga la libertad utilizando como elemento intermediario entre Mafalda y el concepto espiritual que desea defender, la imagen de una palomita, algo que es bastante significativo, ya que siempre se relaciona a la figura de las aves con la libertad.

De esta forma, los lectores de esta viñeta ya se sienten identificados con la ideología que plantea Quino. Seguidamente, en la siguiente viñeta aparece Mafalda con uno de los personajes que suelen aparecer en sus viñetas, Manolito. Desde la teoría de la argumentación, podemos afirmar que los lectores asumen que esta viñeta, separada de la anterior tanto en el tiempo como en el espacio, puesto que ya no vemos el árbol sobre el que se encontraba la “palomita”, sucede justo después de la primera, es decir, Mafalda, después de haber reflexionado sobre la libertad, se encuentra con uno de sus amigos y decide poner en común su punto de vista. Para ello, el autor utiliza la pregunta “¿Vos creés que el dinero es todo en esta vida, Manolito?. Posteriormente, en la siguiente viñeta, Quino nos muestra la supuesta respuesta de Manolito, que dice “ no, por supuesto que el dinero no lo es todo”. Hasta aquí los lectores interpretamos, gracias a hilo argumentativo de la viñeta, que Manolito sigue la misma postura e ideología que Mafalda, pero vemos que a esa respuesta le falta “algo”, una concreción, que veremos en la siguiente viñeta, la más importante, desde nuestro punto de vista, tanto a la hora de analizar la viñeta desde los diferentes puntos de vista y elementos pragmáticos como desde la teoría de la argumentación. Quino ha usado una estrategia argumentativa tan elaborada, que la última viñeta resulta chocante para el lector, ya que en ella reside toda la “fuerza”, puesto que después de haber defendido la importancia de la libertad sobre el dinero y después de haber puesto en boca de Manolito la idea de que el dinero no es lo más importante, aparece un “también existen los cheques”, que desbarajusta las implicaturas que los lectores habían creado tras la primera parte de la respuesta de Manolito y además, es el elemento cómico, gracias al uso de la ironía, sobre el que se asienta toda la comicidad de la viñeta de cómic, acercando a los lectores a su propia postura mediante este recurso y consiguiendo transmitir la idea o el pensamiento que deseaba de una forma expresiva y muy eficaz.

EJEMPLIFICACIÓN SEGUNDA

1. Competencias:

                 1.1 Competencia lingüística:

Debemos admitir que en el preciso momento en el que llega a nosotros cualquier información textual, lo primero que apreciamos en él es un conjunto de signos con una extensión determinada, normalmente encuadrada o justificada. Para los lectores occidentales es habitual encontrase, y enfrentarse a signos de dicha apariencia, sin embargo no ocurriría lo mismo con una gran cantidad de hablante orientales. El establecimiento y la aceptación de los europeos, americanos, y africanos del abecedario latino facilita y evita esa dificultad que en otros países más orientales podríamos encontrarnos. Al mismo tiempo he de conocer que en el español las palabras suelen formarse a partir de una secuenciación de segmentos concreta, y que, precisamente, la ordenación de los signos lingüísticos nos facilita a obtención de un significado y no de otro. Podríamos hablar dentro de este ámbito aspectos tan esenciales como la dualidad significado, significante; expresión, contenido, o concepto y forma. Del mismo modo podríamos hablar de las sílabas abiertas y de las cerradas,  del acento, de los fonemas, archifonemas, alófonos… O también podríamos hablar de su clasificación y función, preposiciones, sustantivos, complemento directo o indirecto. Pero siempre que hiciésemos este primer paso nos situaríamos ante la competencia lingüística que cada individuo posee. No es necesario el conocimiento de cada uno de los elementos de las oraciones en su totalidad, puesto que en muchas ocasiones hemos utilizado el lenguaje sin ser conscientes de su función, forma, clasificación o finalidad. Analizando solo algunas palabras de este ejemplo según nuestra competencia lingüística podríamos hacer la siguiente interpretación. Esta interpretación, normalmente, se realiza inconscientemente. En ocasiones esta competencia a sido considerada la competencia de las competencias, puesto que ejerce la función de “vehículo” en la adquisición de las demás competencias. Entonces, he de conocer que Papá es: una palabra con silaba abierta, formada a partir de dos fonemas oclusivos, bilabiales, sonoros /p/, y dos vocales abiertas /a/, que es el nombre que los hijos atribuyen a su referente paterno, y que posee un matiz apreciativo por el cual se significa cariño y afecto. Al mismo tiempo es un sustantivo que construye su plural con una /–s/, es masculino, y designa una función concreta en la propia oración.  Este conocimiento y empleo adecuado del código lingüístico posibilita a los individuos la creación, la reproducción e interpretación de un número infinito de oraciones.

                1.2. Competencia Pragmática.

Desde el punto de vista pragmático, el interés fundamental de nuestros actos lingüísticos reside en la capacidad que, en este caso Quino, nos muestra para utilizar de manera adecuada la lengua que ha adquirido. Aunque la tirada cómica que Quino nos presenta parezca estar cercana al mundo infantil, realmente se encuentra más apegada al mundo de los adultos. Se ha afirmado en muchas ocasiones que Quino pretende mostramos a adultos con cuerpos de niño, y a través de ello pretende criticar la miseria, la condición humana, los errores de la autoridad, y la estrechez de miras. La ironía buscada a partir de lo absurdo es uno de sus recursos lingüísticos utilizados con frecuencia, y a pesar de criticar duramente situaciones realmente existentes, sus viñetas se caracterizan por mostraros su simpatía por los seres “inocentes” de esta vida. En esta ocasión nos muestra la ingenuidad de los niños de una manera humanizada y utiliza para despertar en nosotros, no solo signos lingüísticos, sino también imágenes e iconos. Quino realmente llega con sus viñetas a nuestros corazones y consigue despertar en nosotros las emociones que él quiere, gracias a el dominio de las funciones del lenguaje; conativa, emotiva, referencial, metalingüística, fática y poética.

                   1.3 Competencia comunicativa.

Finalmente la finalidad de todo acto lingüístico es comunicarnos. El ser humano es un ser sociable por naturaleza y necesita que los demás le entiendan y que lo comprendan. Quino es un experto en utilizar con propiedad la lengua que ha aprendido. Además el también es consciente de que nos encontramos ante un soporte lingüístico, el comic, que se utiliza para despertar la sonrisa de sus lectores. De este modo sabe interpretar la situación social a la que se enfrenta, y conoce las formas lingüísticas que le facilitan expresarse a su gusto.

La ejecución de todas las competencias con adecuación favorece el éxito del acto comunicativo. Gracias a su competencia comunicativa nos presenta un mundo concreto y nos hace partícipe de él. Quizás por este motivo se ha convertido en uno de los diujantes más conocidos de todo el mundo, y además se le ha reconocido constantemnte su habilidad para utilizar el lenguaje.

2. Valores pragmáticos de las preguntas y de los elementos deícticos.        

                2.1. Interrogaciones

En esta viñeta podemos demostraros la existencia de preguntas que no tienen la intención de preguntar, sino que únicamente tienen la pretensión de aclarar, y confirmar. El uso de las interrogaciones en estos enunciados tiende a fomentar la importancia de los rasgos fonéticos y de la entonación. Mafalda es consciente de que al otro lado del mar se encuentra un país llamado África, pero sin embargo necesita que su padre se lo ratifique. Al mismo tiempo su intención es mantener una conversación activa, aplicando la función fática de Jakobson.  Cuando realizamos preguntas de este tipo, en ocasiones pretendemos que nos contesten, esperando una información determinada, es decir, un sí o un no, pero en muchas otras ocasiones las utilizamos para dar una continuidad a nuestro mensaje. Lo que esperamos es que se nuestro interlocutor aclare nuestras dudas, o que nos siga prestando atención. En realidad lo que hace nuestra protagonista con su pregunta es preparar el discurso para lo que va a venir a continuación. Ya sabe que su padre le va a dar la razón, puesto que posiblemente esa información se la haya transmitido él, o simplemente porque ella sabe que es un asunto que debe ser conocido por todos. En esta ocasión nos encontramos con una repuesta, pero si Quino hubiese decidido omitirla, el dialogo podría haber continuado independientemente. ¿Es necesaria, entonces, la pregunta o no? En verdad con la pregunta no se consigue obtener ninguna información nueva, tampoco cambia la actitud de nuestro interlocutor para conseguir que la niña obtenga sus deseos, ni tan siquiera es un reproche, únicamente es una  confirmación y afirmación de la información expuesta con anterioridad. Es por este motivo por el que decidimos clasificar este enunciado interrogativo dentro de las interrogaciones confirmativas según la tipología establecida por María Victoria Escandell Vidal. Formalmente presentan una formulación negativa, y con ella se nos certifica que el emisor no es totalmente consciente de que lo que esté diciendo sea veraz, y para ello, aparentemente, tiende a negar su anterior enunciado. Con este tipo de enunciados, el productor del mensaje trata de obtener una confirmación, además, con el es capaz de saber si la conversación está siendo reciproca, o por el contario, nadie le escucha.

              2.2 Elementos deícticos

En cuanto a los elementos como afirma Karl Bühler el terreno a dedicarnos es el de los “campos mostrativos”, es decir, a la señalización mediante elementos lingüísticos de un lugar, una persona, un tiempo…  En el caso de las viñetas de los comics se construye además un mundo concreto, utilizando otro tipo de lenguaje deíctico, no  solo textual, si no también visual. Quino nos muestra a dos personajes mirando al horizonte frente al mar. Textualmente nos encontramos ante expresiones que indican localización, “del otro lado del mar”, pero la importancia los elementos deícticos en estas viñetas es pequeña. Nos parece curioso que Quino dibuje el final del primer bocadillo de Mafalda justamente en el horizonte, intentándonos hacer ver donde debería aparecer la silueta del país nombrado por Mafalda. Queremos hacer mención también en este apartado de la postura adquirida por los dos personajes. Se muestran tranquilos con los brazos recogidos, imagen que al mismo tiempo denota una actitud pensativa. Buscando un sentido a todas estas conjeturas, nos planteamos la posibilidad no concretada de haber dibujado a Mafalda señalando deícticamente el lugar al que se refiere, pero creemos que la intención del dibujante es mostrarnos a los personajes muy serenos. Mucha gente cuando ve el mar se relaja y otea el horizonte. En esos instantes piensa las cosas más remotas que podría creerse y por ello esa situación de relajación se produce la escena que se nos presenta. Con ello también se consigue dar a Mafalda una expresión no propia de los niños que corren, saltan y juegan, si no que adopta una postura y un comportamiento propio de personas con una edad más avanzada. Esta situación se repite con frecuencia en las constantes viñetas del dibujante.

3.Enunciados constatativos y performativos.

En este capítulo pretendemos no detenernos mucho. No hablaremos de la teoría establecida por Austin porque ya lo hicimos en la práctica número dos, pero sí que iremos analizando cada enunciado según sus postulados.

Papa del otro lado del mar esta África ¿no?

En este caso nos encontramos ante un enunciado performativo. La primera afirmación de Mafalda se corresponde con un enunciado performativo expositivo, según la clasificación de Austin, y el uso de este primer enunciado podríamos considerarlo como afortunado, ya que en él se mantiene un procedimiento convencional aceptado, por el cual un hijo pregunta a su padre por todo aquello que aun no conoce o que duda. Mafalda utiliza este tipo de enunciados para expresar su opinión, para preguntar, para llamar la atención y para establecer un debate.

O se acostaron todas temprano, o las jirafas no tienen el cuello tan largo como yo creía.

Este segundo caso, utilizando la misma clasificación, se ajusta a los enunciados performativos judicativos o veridictivos, ya que Mafalda, tras realizar un proceso mental, emite un veredicto. Verdaderamente no se ajusta en su totalidad a los términos utilizados por Austin, quien atribuía a esta categoría expresiones como: “culpable”; “demándeme”… siempre acercándose al lenguaje judicial. Pero nos parece evidente que con el suyo Mafalda establece una sentencia sobre la vida. La afirmación en este caso es desafortunada, puesto que no se corresponde con la realidad. A las jirafas se las conoce por poseer un alargado cuello, pero por muy largo que sea no es posible observarlo desde la distancia. Mafalda con una mente infantil cree todo lo contrario, y se las imagina con un cuello enorme.

4. Teoría de los actos de habla:

Para hablar de esta teoría debemos acudir al libro How to do thing with words, de Jhon Langshaw Austin. En la recepción de dicho texto, al igual que en su producción los tres actos de hablas categorizados por Austin se producen simultáneamente, y únicamente su distinción se debe a un acto teórico. A pesar de ello el hecho de que Austin los dividiese y categorizase fue un hecho de gran relevancia ya que cada nivel o acto posee características diferentes.

4.1 Acto locutivo.

Deteniéndonos en el acto de habla locutivo debemos decir que lo podemos relacionar con la competencia lingüística ejemplificada al comienzo de esta viñeta. Con este acto Quino pretende emitir un mensaje con unas grafías e imágenes determinadas.  Cada grafía constituye una palabra con un significado concreto, y como explicamos en nuestra práctica sobre los actos de habla, el acto locutivo se halla dividido en tres subniveles. El nivel fónico no tiene cabida en este tipo de textos, sin embargo si estuviésemos hablando de textos poéticos afirmaríamos todo lo contrario, puesto que la poesia en su origen estaba dedicada a ser leída en alto. En cuanto al nivel fatico, Austin lo describe como la emisión de una serie de ruidos sucesivos considerados como pertenecientes a un vocabulario y adecuados a una gramática. Volvemos a decir que en este caso los sonidos no se emiten, pero sí que podemos ver que poseen una secuenciación determinada por la que el mensaje adquiere sentido.  Si Quino acierta en su producción textual a través de un acto de habla locutivo se debe a su elevada competencia lingüística, y por ello vemos una estrecha relación entre estos dos categorías pragmáticas. El acto locutivo se caracteriza por ser el elemento pragmático que dotara al mensaje de significado. Searle intentó matizar y completar algunos aspectos de esta teoría y para ello añadió dos categorías nuevas denominadas como el acto de emisión o el acto proposicional. El acto de emisión está vinculado con acto fonético y el acto fatico establecido por Austin, y el acto proposicional con el acto rético establecido también por Austin.

4.2 Acto ilocutivo.

Quino nos presenta una situación concreta en la que inscribe un texto concreto. Nos cuenta cómo una niña, Mafalda, le pregunta a su padre por la localización de África, mientras están mirando al mar relajadamente, y como se da cuenta de que las jirafas no tienen el cuello tan largo como ella pensaba. Este sería el acto ilocutivo que Quino nos ofrece, eso es lo que nos quiere decir. Este acto nos aporta una información que guarda relación con los enunciados performativos, y en el caso de este ejemplo con los enunciados expositivos y judicativos. La información esta expresada de forma directa, puesto que es Mafalda la que nos expresa su duda y la que la resuelve. Estas frases poseen unas condiciones determinadas según Austin:

–          Mafalda es la única persona de la imagen que podría realizar dicho acto de habla. Es la adecuada para hacerlo, puesto que por su edad es normal que realice preguntas de ese estilo. Es una condición preparatoria que Quino tiee en cuenta para que su viñeta tenga éxito.

–          Mafalda es sincera y nos muestra su desconocimiento y su ingenuidad de forma graciosa. Condición de sinceridad

–          Y Mafalda utiliza la pregunta para llamar la atención de su interlocutor, consiguiendo de ese modo que su mensaje llegue con la fuerza ilocutiva apropiada a su receptor, basándose en una condición esencial.

Para Searle el mensaje de Mafalda únicamente puede constituirse a partir de este nivel o acto de habla, ya que para él, el acto ilocutivo,  constituye la unidad mínima de comunicación.

4.3 Acto perlocutivo.

Este acto nos afecta a nosotros como receptores, que nos emocionamos, reímos y divertimos de la ingenuidad de este personaje. Al mismo tiempo esa es la finalidad que busca Quino y por la cual consigue que su mensaje sea efectivo.

5. Principio de cooperación, presuposiciones y implicaturas.

El principio de cooperación lo vamos a analizar en la figura del padre de Mafalda. La respuesta emitida por este personaje no es inconexa, sino todo lo contrario ya que responde a propósitos comunes. Sin embargo a pesar de centrar nuestra atención en el papá, no podemos olvidarnos de Mafalda, puesto que para que el intercambio comunicativo funcione ambos han de ser cooperantes, comunicativamente hablando. Podemos encontrarnos en cada integrante de la conversación un pronóstico o un conjunto de pronósticos comunes que posibilitan el existo comunicativo. Hemos dicho que la respuesta del padre es cooperativa, y para justificarlo vamos demostrároslo a través de las máximas cooperativas establecidas por Grice. Desde el punto de vista de la cantidad, por el cual se nos exige que no aportemos demasiada información, ni que tampoco eludamos información necesaria, podemos decir que en la viñeta esta norma se respeta. El padre de Mafalda podría haberle explicado por qué se encuentra al otro lado del mar África, pero tenemos que tener en cuenta que es una niña y que con bastante seguridad no entienda aun ciertas cosas que pueda saber un adulto. La información que le propone es justamente la necesaria, puesto que como hemos dicho en el apartado de las interrogaciones, no se sabe a ciencia cierta si Mafalda está preguntando o simplemente realiza un acto fático. La maxima de cualidad no podemos conocerla, puesto que al ser una imagen irreal pueden encontarse en cualquier lugar, pero creemos que también es respetada. Normalmente los padres intentan aumentar la cultura y los conocimientos de sus hijos respondiendo a sus preguntas, y explicándoles las cosas que no conocen, por ello presuponemos que no se trata de un acto no verídico. Y en cuanto a la relevancia, apartado al que nos dedicaremos después, podemos decir que la viñeta es relevante. Si se hubiese representado a los mismos personajes, con los mismos diálogos en un espacio nevado daríamos por hecho que la realidad no es así, pero al contrario, los personajes son dibujados únicamente con bañadores, lo que nos hace pensar que estén en verano. Al mismo tiempo sabemos que Quino es argentino y si comprobamos en un globo terráqueo el meridiano de este país, al este se encuentra el continente por el que pregunta la niña. Finalmente en cuanto a la maxima de modalidad debemos decir que ambos personajes son claros, no se producen interrupciones verbales que nos dificulten la comprensión, ni tampoco existe presencia alguna de ruidos onomatopéyicos que lo compliquen.

Para llegar a este resultado, y para poder entender el mensaje hemos debido de establecer una serie de presuposiciones.

–          África existe.

–          África está al otro lado del mar.

–          Al otro lado del mar de África, existe otro lugar, donde se encuentran Mafalda y su padre.

–          El mar existe.

–          Mafalda existe, y es un personaje de comic creado por Quino.

–          Quino dibuja también a su padre.

–          Las jirafas están al otro lado del mar.

–          Las jirafas suelen encontrarse en África, y tienen un largo cuello.

–          Mafalda cree que el cuello de las jirafas es muy alto.

–          Mafalda se da cuenta de que el cuello de las jirafas no es tan alto como ella creía.

En cuanto a las implicaturas podemos decir que Mafalda cree que las jirafas no pueden ser vistas por que se han acostado temprano. Ello nos hace pensar que Mafalda sabe que la gente y los seres vivos se acuestan al anochecer, y por ello nos dice que se fueron temprano, puesto que aun es de día, hecho que por la situación contextual tambien es implicado. Las imágenes también nos hacen implicar que Mafalda se sube a una piedra para ver de lejos a las jirafas, pero que ni con esas lo consigue. Implicamos que están en un momento de relajación, puesto que presentan una postura descansada. Por otro lado la cara del padre de Mafalda cuando ella establece su conclusión nos hace implicar que se sorprende de la respuesta establecida por la niña, y finalmente la imagen en su conjunto nos hace implicar la verdadera inocencia de Mafalda, quien crea en su cabeza, al igual que todos los niños, un mundo imaginario. Al conocer a Quino, y al saber su nacionalidad, podemos implicar que se trata de una playa situada en Argentina y que por ello al otro lado del mar está africa.

Todos estos elementos pragmáticos nos facilitan la comprensión de la viñeta. Cuando leemos la viñeta no pensamos, y no realizamos cada paso detenidamente como hemos hecho en este ejemplo, puesto que utilizamos estos recursos si ser conscientes de ello. Su conocimiento facilita el desarrollo de discursos cómicos o sarcásticos, y nos permite jugar con el lenguaje a nuestro antojo.

6. Principio de relevancia.

Dan Sperber y Deirdre Wilson tratan de explicar el proceso comunicativo a partir de esta submáxima obtenida de la teoría expuesta por Grice. La relevancia de estas viñetas es efectiva porque el esfuerzo que nos exige es muy leve. Este tipo de textos, los comics, buscan despertar nuestra comicidad a través de un lenguaje sencillo, que llegue a todo tipo de públicos, tanto adultos como niños. El efecto cognoscitivo que despierta en nosotros no es muy elevado, pero el motivo se explica porque en este tipo de dialogos no se exige aportar una enseñanza. Lo que podemos aprender es la historia de una niña que tiene una habilidad especial para utilizar el lenguaje, y para despertar en nosotros una sonrisa. Como digo aunque no nos aporte ningún dato vital, ni teórico, gracias a la “garantía de relevancia” nos acercamos al texto e intentamos interpretar su intencionalidad. De él esperamos algo, esperamos que nos aporte alguna información que satisfaga nuestras necesidades, y Mafalda lo consigue.  La información que estas viñetas nos propone, supone un acceso inmediato a su significación, puesto que no requieren de un esfuerzo y de un procesamiento elevado, y la información es nueva respecto a que se nos está presentando a una serie de personajes, pero todo lo demás aporta información relacionada con la que los lectores ya poseen. La inferencia que tenemos que hacer los lectores, sobre el que cae el peso más elevado de la comunicación, nos permite conocer la verdadera intención de Quino, despertar nuestra comicidad y nuestra sensibilidad al pretender que entendamos a Mafalda y sus actitudes. Todo ello conforma un entorno cognitivo compartido, y los mundos cognitivos del emisor y de los receptores se une. Finalmente, y aunque lo pongamos en el último lugar es lo primero que realizamos, hemos de hacer mención a las explicaturas, por las cuales decodificamos el mensaje, evitamos las ambigüedades, asignamos referentes y establecemos las correspondientes inferencias. En esta ocasión la explicatura que realizamos es muy sencilla, puesto que apenas hay ambigüedades y se utiliza un lenguaje sencillo.

Como ya hemos dicho al hablar de las máximas de Grice es relevante porque se nos presenta un contexto determinado. Si se hubiese representado ese dialogo en el polo norte hubiese perdido toda su relevancia, al igual que si el lenguaje se habría intercambiado y fuese el padre el que le pregunta a la niña, por todo ello, la relevancia de este texto hace que nos lo tomemos en serio y que lo veamos verídico, y finalmente que lo acptemos.

7. La (des)cortesía verbal.

Es evidente que los hablantes cuando deseamos emitir un mensaje solemos tener muy en cuenta el modo de emitirlo para que dicho acto sea productivo, y no invada atropelladamente el espacio personal de nuestro interlocutor. Mafalda es en este acto lingüístico el personaje que invade el espacio personal de su padre. Ella pide algo respetando unas normas comunes de educación establecidas en la cortesía social, para ello decide comenzar su discurso con un atenuante afectivo como es el término papá. De esta manera consigue acercarse a su padre sin que él se sienta invadido, pero por este mismo motivo, por el hecho de ser su padre, elude expresiones rituales propias de estos actos de comunicación. Al fin y al cabo la que quiere obtener un beneficio es ella, y por ello debe rebajar su petición. Mafalda quiere demostrarle con ese apelativo “papá” a su padre que lo aprecia y por eso le trata de manera cortes fomentado al mismo tiempo su imagen positiva, puesto que ella también quiere que ser valorada como se merece. Este acto lingüístico sería totalmente diferente si Mafalda hubiese preguntado por sus dudas del siguiente modo “ !Oye tu! al otro lado del mar está África ¿no? ¡Vamos respóndeme! La respuesta sería también totalmente cortes y se estaría fomentando la cortesía negativa. Lo que preguntamos es lo mismo y la información que se nos da es la misma pero entre un ejemplo y otro cambian las formas y por lo tanto cambia también el hecho de que consigamos nuestros objetivos o de que no lo hagamos. De este modo a través de la cortesía nuestros personajes establecen un equilibrio, sobre todo Mafalda, para conseguir, sin forzar demasiado en exceso a su padre. Como ya hemos indicado al hacer la pregunta Mafalda se introduce en el territorio de su padre, pero a través de la cortesía combate y anula las defensas que pueda tener su progenitor, ya que se encuentra en una situación de reposo y posiblemente no quiera ser molestado. Al parecer la estrategia empleada por Mafalda da resultado y su padre no se siente invadido. La diferencia de padre e hija hace que exista un mínimo de diferencia social entre los personajes que puede ser atravesado con unas mínimas pautas de cortesía. No son necesarias las formas rituales propias de la cortesía como, los saludos o los agradecimientos, Mafalda no le agradece a su padre su ayuda. Sin embargo si se establece una cortesía estratégica para conseguir unos fines predeterminados: que se le ratifiquen sus dudas. Mafalda busca la colaboración (principio de cooperación), y la buena disposición de su papá y finalmente lo consigue. Según las máximas de Grice, Mafalda es clara y cortes, puesto que no se impone a su padre, nos resultaría chocante que un hijo se impusiese a su padre, y al mismo tiempo este hecho le dificultaría la consecución de sus fines. Desde que comienza su intervención Mafalda refuerza los lazos de camaradería con ese “papá”, puesto que la relación y entre los interlocutores es muy cercana. Con ello, según Leech, Mafalda mejora la relación existente con su padre y rebaja los costes. Según las máximas de este mismo autor Mafalda consigue: minimizar el coste al otro, minimizar su propio beneficio, y maximiza la empatía con su receptor. El acto que realiza Mafalda es competitivo terminológicamente hablando, puesto que entra en conflicto directamente con la cortesía al preguntar. Finalizando este apartado queremos hacer mención a la importancia del contexto. Ya hemos dicho que Mafalda podía haberse mostrado más cortes, pero el contexto sociocultural determina que su acto lingüístico es adecuado. Al final es su padre y la cercanía entre uno y otro hace que en ciertos momentos la ritualización se pierda. Antiguamente y aun en algunos pueblos se trataba a los padres desde una distancia social importante, y el respeto no solo en las actitudes, sino también en los usos lingüísticos queda patente en sus conversaciones. Este hecho no se aprecia en las viñetas lo que nos demuestra que las sociedades también cambian. Además tenemos que tener en cuenta que la cultura argentina es similar en bastantes aspectos a la europea, pero si hablásemos de una viñeta de un país oriental sería totalmente diferente. Los elementos que fomentan la cortesía como el que hemos indicado “papá” atenúan y enfatizan ese acto. Al mismo tiempo como hemos dicho se trata de una conversación entre Mafalda y su padre, lo que nos hace ver que la formalidad necesaria es escasa, frente a, por ejemplo, una discusión política. En este ejemplo no encontramos distinciones en las formas de tratamiento, ni formulas indirectas, solo se enfatiza la necesidad que se quiere cumplimentar, por lo que no existen muchos medios lingüísticos que expresen cortesía.

8. La argumentación.

Mafalda en su veredicto final aporta razones para defender sus teorías. con su argumentación no pretende que su padre cambie de opinión sobre la localización de África, pero sí que realiza un acto perlocutivo por el que quiere que su padre se dé cuenta y se convenza de que el razonamiento que su hija ha hecho es adecuado, a ella le explicaron algo que luego no se puede comprobar y para ello establece sus propias teorías. La ordenación de la argumentación de Quino es clara y ordenada, tiene en cuenta a los sujetos enunciadores, y los argumentos se adecuan a los receptores. el argumento que utiliza Mafalda es deductivo, ya que gracias a las premisas que ella establece, podrá llegar a la conclusión de su duda, ya sea eligiendo la opción verdadera o la falsa. También puede considerarse un argumento de causa-efecto ya que busca una solución a su problema a través de una relación de correlación entre:

– No ver a las jirafas…. porque están durmiendo

– No ver a las jirafas…. porque en tienen el cuello tan alto.

Mafalda no ve la necesidad de apoyar sus deducciones a partir de argumentos comunes basados en la cualidad, cantidad,  o calidad, de sus premisas, porque con probabilidad busca una respuesta aclaratoria de su papá. El este caso el efecto perlocutivo no se encuentra claramente identificado, puesto que Mafalda no intenta convencer a su padre de nada. desde otra perspectiva con su argumentación sí que consigue demostrarnos su ingenuidad graciosa, pero es Quino quien en esta ocasión lo consigue. De este modo podemos decir que las escenas en global sí que poseen un fin perlocutivo, entretenernos y divertirnos, que al fin y al cabo es conseguido.

CONCLUSIONES.

En este trabajo hemos podido ver que aunque existen diversas teorías que tratan la pragmática lingüística desde un punto de vista diferente, como por ejemplo la teoría de los actos de habla de Grice y la teoría de la relevancia de Sperber y Wilson, estas mantienen una estrecha relación entre sí y no merecen ser menoscabadas ni tener menos importancia unas que otras, sino que, valorándolas en conjunto, pueden observarse numerosas ideas y conceptos bastantes acertados que, en común, pueden conformar unas ideas y objetos de estudio bastante interesantes. También hemos podido apreciar que aunque puedan estudiarse por separado los diferentes elementos y rasgos pragmáticos, como los elementos deícticos o interrogativos, las fórmulas de cortesía o aquellos principios básicos de cualquier conversación entre los interlocutores, mantienen relación entre sí, por lo que no se deben tener en cuenta como compartimentos estanco, sino que se deben valorar en conjunto, viendo los rasgos que los unen y que hacen que sea posible estudiar con profundidad cada una de las estrategias pragmáticas que los hablantes, aunque no se den cuenta, usan en una gran cantidad de situaciones donde mantienen conversaciones cotidianas con los interlocutores. Gracias a esta práctica, por último, hemos podido asentar nuestros conocimientos y hacer una valoración general, gracias a una extensa ejemplificación teniendo en cuenta todos los apartados estudiados, de la asignatura, donde hemos podido reflexionar sobre aquellos elementos que están presentes en nuestra lengua y las diversas teorías sobre otras ramas de la lingüística, como la sintaxis, la morfología y la gramática, no son capaces de explicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s